La fruta que le falta a la piñata

Santuario de poesía que rinde culto al Genio del Lenguaje nacida en las inmediaciones de las tardes. Si te interesa compartir alguno de los post aqui publicados puedes usar los botones de redes sociales (twitter, Google Buzz, Facebook)para mandarlos automaticamente a tu servicio de red social que escojas. No olvides comentar, para bien o para mal.

Ocho Venado



El día que terminó el inicio
rodeando la eterna silla del Abuelo
danzaron al son de los elementos
quienes de lucidez no quedaron ciegos
mientras el gran tlacuache 
robaba el fuego

Desde entonces los ojos arden
al mirar al cielo