La fruta que le falta a la piñata

Santuario de poesía que rinde culto al Genio del Lenguaje nacida en las inmediaciones de las tardes. Si te interesa compartir alguno de los post aqui publicados puedes usar los botones de redes sociales (twitter, Google Buzz, Facebook)para mandarlos automaticamente a tu servicio de red social que escojas. No olvides comentar, para bien o para mal.

Bailando el Venado



Paso a pasito y sin pensar demasiado
camino y caminito se van dejando de lado
del calor al calorcito según el fuego sagrado
de sangre son las huellas,  dejando va el venado

 Victor von Niebla 
Hasta el fondo la Victoria

1 comentarios:

María dijo...

Sin querer queriendo y sin saber... aprendiendo... dejando piel en el camino... vamos haciendo vida.
Un beso.