La fruta que le falta a la piñata

Santuario de poesía que rinde culto al Genio del Lenguaje nacida en las inmediaciones de las tardes. Si te interesa compartir alguno de los post aqui publicados puedes usar los botones de redes sociales (twitter, Google Buzz, Facebook)para mandarlos automaticamente a tu servicio de red social que escojas. No olvides comentar, para bien o para mal.

Las diez casas de Quetzalcoatl



Siempre llegaremos a tiempo a donde nos esperan
El Libro de los Itinerarios

¿Quién dijo que se sabía ese misterio de dios?
Nueve Viento, Lila Downs




Con la palabra separamos luz y oscuridad
dibujando negruras nublandose va lo níveo
reestructurando con los sentidos la cuidad
deshojamos los pétalos del corazón lirio

buscándonos entre itinerarios y libros
entre palabras navegamos el mar de sombras
que por inmensa realidad hemos decidido

las letras forman renglones enmarcando caminos
desde el tintero y la desnudez de cualquier hoja
hacia los ilegibles folios del destino

Dr. Victor von Niebla 
Hasta el fondo la Victoria

1 comentarios:

María dijo...

Los infinitos caminos que nos ofrece la blancura de una hoja, y los incontables signos que nos aventura una pluma en la mano. Un palabra... la primera, un sentimiento... el último y el sendero se marca fluyendo sin parar... "Hasta el fondo la Victoria"
Un placer, como siempre.