La fruta que le falta a la piñata

Santuario de poesía que rinde culto al Genio del Lenguaje nacida en las inmediaciones de las tardes. Si te interesa compartir alguno de los post aqui publicados puedes usar los botones de redes sociales (twitter, Google Buzz, Facebook)para mandarlos automaticamente a tu servicio de red social que escojas. No olvides comentar, para bien o para mal.

...y no esperes mañana, lo que no te dió el ayer...
J. Manuel Serrat


Señor Amor, no sea así y haga paro
usted conoce al corazón de mi pecho
usted sabe que tan hueco ando
ayude a pasar del dicho al hecho

Señor Amor, háblese de frente 
si no ha de tocarme, dígamelo mejor
quizá pueda yo voltear hacia otra fuente
si no me conceden lo que desde ayer faltó

Señor Amor, conmigo ya no juegue
mire como se me muere el pulso
mire como de querer no quiere
concederme ese humano gusto.

Thirty No More!

Dr. Victor von Niebla
Hasta el fondo la Victoria

1 comentarios:

Anónimo dijo...

El señor amor...algún día tocará a su puerta. Esté por ahí, preste atención y no se deje engañar por lo que no es.