La fruta que le falta a la piñata

Santuario de poesía que rinde culto al Genio del Lenguaje nacida en las inmediaciones de las tardes. Si te interesa compartir alguno de los post aqui publicados puedes usar los botones de redes sociales (twitter, Google Buzz, Facebook)para mandarlos automaticamente a tu servicio de red social que escojas. No olvides comentar, para bien o para mal.

La Santa Muerte


Hoy que a mi izquierda te has sentado
con el rostro descubierto y sin mirarme
de tus días para mi guardas un instante
tu que siempre a mi corazón has escuchado

No es nada nuevo lo que guardado traigo
tampoco las mismas novedades de antaño
tan simple, silencio y cansancio por camino
de quien sea llega a amargar cualquier trago

No es necesario que un discurso te hable
se que te da lo mismo, eterna compañera
a mi lado hasta el día en que me muera
quien como tu, dulce y blanca muerte negra




Dr. Victor von Niebla
Hasta el fondo la Victoria

1 comentarios:

Anónimo dijo...

la muerte...angel exterminador

me gusta como describes el significado que le atribuyes a la muerte, es como voltearte a ver de lejos y verte dialogando con ella, sin embargo en mi opinion, carece de profundidad, se ve trabajado y quizas un poco forzado al desenlace que es la mejor parte.