La fruta que le falta a la piñata

Santuario de poesía que rinde culto al Genio del Lenguaje nacida en las inmediaciones de las tardes. Si te interesa compartir alguno de los post aqui publicados puedes usar los botones de redes sociales (twitter, Google Buzz, Facebook)para mandarlos automaticamente a tu servicio de red social que escojas. No olvides comentar, para bien o para mal.

Calaverita


Un buen dia, de madrugada
en el Benito Juarez
Seidy a la de negro
muy amable saludó

Como pudo, a su vuelo
sin percances se montó
y en el asiento contiguo
la huesuda se sentó.

La muerte le platicaba
a sazón de introducción
de como a Don Porfirio
hace años se llevó.

Seidy se vió mas lista
y doscientas cincuenta y nueve
de porfiriana historia
a la dama le leyó

Entonces se quedó dormida
Seidy pidió una cobija
y a la dama envolvió
y llegando al Ponciano Arriaga
de un saltó dejó el avión.

Calaverita


Una señora de negro
con guadaña fue a grillar
a Gobierno del Estado
en un dia singular

Asustados, a Oswaldo Ríos
le corrieron a avisar
que desde el Saucito
al gober venían a visitar

El gobierno tembló dudoso
de lo que fuera a pasar
después de algunas horas
que encerrados los tres están.

Por fin salen triunfales
y Don Marcelo descansó
el gabinete está tranquilo:
ni una muerte reportó


Hasta el fondo la victoria
Dr. Victor von Niebla

Albita


Albita tocaba el piano
una noche al portador
tocaba sin darse cuenta
de tan lúgubre espectador

La Huesuda se quedó fría
ante aquella ejecución
- Después de Martínez Zapata
a ella me llevo yo-

La muerte muy inculta
no supo lo que escucho
de Fantasia Impromptus
a La Marcha Fúnebre
Albita la llevó.

Pero cual vino a ser su suerte
que el dia dos se le pasó
amaneciendo pa'l tercero
su poder le caducó.

Pobrecita la huesuda
peloncita se quedó
por andarse escuchando
melodias en menor.



Hasta el fondo la victoria
Dr. Victor von Niebla

Calaveritas


Al Archivo Histórico del Estado

La Pelona fue al archivo
y con mas de veinte se topó
ya que'l panteón está muy seco
a una florecita pretendió

A Sergio se habia llevado
a Iguiñaga y otro historiador
ya estando, la huesuda,
hasta unos libros se prestó

Pero tan mala fue su suerte
que al salir por el portón
que le sale un abogado
con un rollo mareador

¡Oyeme hija de Catrina!
Tú, la Parca y otras dos
se me van pa' los separos
por del archivo usurpación

Y que a la Muerte me encarcelan
ni fianza creo que alcanzó
desde entonces Coronado
apodarse Chava del archivo le quedó.



Hasta el fondo la victoria
Dr. Victor von Niebla