La fruta que le falta a la piñata

Santuario de poesía que rinde culto al Genio del Lenguaje nacida en las inmediaciones de las tardes. Si te interesa compartir alguno de los post aqui publicados puedes usar los botones de redes sociales (twitter, Google Buzz, Facebook)para mandarlos automaticamente a tu servicio de red social que escojas. No olvides comentar, para bien o para mal.

Calaverita


Un buen dia, de madrugada
en el Benito Juarez
Seidy a la de negro
muy amable saludó

Como pudo, a su vuelo
sin percances se montó
y en el asiento contiguo
la huesuda se sentó.

La muerte le platicaba
a sazón de introducción
de como a Don Porfirio
hace años se llevó.

Seidy se vió mas lista
y doscientas cincuenta y nueve
de porfiriana historia
a la dama le leyó

Entonces se quedó dormida
Seidy pidió una cobija
y a la dama envolvió
y llegando al Ponciano Arriaga
de un saltó dejó el avión.

0 comentarios: