La fruta que le falta a la piñata

Santuario de poesía que rinde culto al Genio del Lenguaje nacida en las inmediaciones de las tardes. Si te interesa compartir alguno de los post aqui publicados puedes usar los botones de redes sociales (twitter, Google Buzz, Facebook)para mandarlos automaticamente a tu servicio de red social que escojas. No olvides comentar, para bien o para mal.

Albita


Albita tocaba el piano
una noche al portador
tocaba sin darse cuenta
de tan lúgubre espectador

La Huesuda se quedó fría
ante aquella ejecución
- Después de Martínez Zapata
a ella me llevo yo-

La muerte muy inculta
no supo lo que escucho
de Fantasia Impromptus
a La Marcha Fúnebre
Albita la llevó.

Pero cual vino a ser su suerte
que el dia dos se le pasó
amaneciendo pa'l tercero
su poder le caducó.

Pobrecita la huesuda
peloncita se quedó
por andarse escuchando
melodias en menor.



Hasta el fondo la victoria
Dr. Victor von Niebla

0 comentarios: